jueves, 1 de enero de 2015

Sin gluten y sin lactosa: Pavlova con reducción de frutos rojos

De vuelta por estos lugares, con un gran paréntesis, pero con ganas e intención de retomar la cocina y mostrar aquí mis recetas, principalmente sin gluten y sin lactosa...

Empezamos año y lo hacemos con una gran receta que no deja indiferente a nadie y que gusta a todos los paladares. Había leído mucho sobre este postre, y su delicadeza me llamó tanto la atención, que fue el postre seleccionado para celebrar la última noche del año.




INGREDIENTES:

8 pavlovas:
- 4 claras de huevo (a temperatura ambiente)
- el peso de las claras en azúcar
- 1 cucharadita de harina de arroz
- 1/2 cucharadita de cremor tartáro (lo encontraréis en los sobres de gasificantes que venden y que van de dos en dos - uno blanco y otro de color- pues es el que pone ácido tartárico)
- 1/2 cucharadita esencia de vainilla
- 1/2 cucharadita vinagre de manzana

Reducción de frutos rojos:
- 150 gr. arándanos frescos
- 150 gr. moras frescas
- 100 ml. agua
- 100 gr. azúcar

- nata montada sin lactosa


PREPARACIÓN:

Pavlovas:
Antes de empezar con los ingredientes, cogemos papel vegetal y dibujamos con lápiz pequeños círculos que nos guiarán a la hora de hacer las pavlovas, a modo de plantilla (también se puede hacer un gran círculo, pero en este caso preferí hacerlo de manera individual). Reservamos. 
Precalentamos el horno a 120 grados. 
Comenzamos con la receta moliendo un poco el azúcar, sin llegar a hacerlo azúcar glas (yo le dí un par de golpes de turbo en la thermomix) y reservamos.
A continuación, montamos las claras en un bol bien seco junto con el cremor tartáro, primero empezará a espumar y luego poco a poco irá cogiendo más cuerpo. Una vez empiece hacer picos, añadimos muy poco a poco el azúcar, sin dejar de batir. Luego vamos incorporando la cucharadita de harina de arroz, la esencia de vainilla y el vinagre de manzana. Seguiremos batiendo un poco más, hasta que el merengue quede duro y brillante.
Colocamos el papel vegetal en la bandeja del horno (con la parte dibujada boca abajo) y vamos colocando el merengue en los círculos previamente dibujados, con la ayuda de una cuchara vamos haciendo la forma, y en el centro hacemos un hueco (como un nido).
Introducimos la bandeja en el horno previamente precalentado y horneamos durante 1 hora y 15 min. (el tiempo es estimado ya que cada horno es diferente), el objetivo es que el merengue quede seco y cocido por fuera, pero más ligero y jugoso por dentro, y sin llegar a dorarse.
Una vez pasado el tiempo de cocción, muy importante no abrir el horno, dejamos que se enfríen dentro (yo las hice la noche anterior, y las dejé durante toda la noche dentro).

Reducción de arándanos y moras:

En un cazo vertemos el agua, sin que llegue a hervir echamos el azúcar y los arándanos y moras (previamente lavados). Cocinamos durante unos 10 min, en los que iremos removiendo de vez en cuando, y los frutos rojos irán soltando todo su jugo y se irán quedando tiernos. Reservamos.

Presentación:

El montaje ha de ser en el mismo momento en que lo vamos a servir. Colocamos la pavlova en el plato, en el hueco echamos la nata montada sin lactosa, y por encima vertemos un poco de la reducción de frutos rojos. Servimos enseguida. Y a disfrutar de este delicioso y delicado postre... Bon profit!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada